Antonio Iniesta - Socio-Consultor de EDEFOR

«La formación vivencial está ofreciendo unos resultados sorprendentes e inmediatos.»

¿Antonio, puedes resumir brevemente tu historial profesional?

Tras terminar la licenciatura de Derecho en la Universidad de Murcia, estudié el Master de Asesoría Jurídica de Empresas y comencé a trabajar en una consultora del sector de las telecomunicaciones. Posteriormente, me incorporé al Grupo Adecco y aquí es donde comenzó mi idilio con el mundo de los Recursos Humanos y de la consultoría. Después de siete años de trabajo en la consultoría de recursos humanos -en los que  tuve la posibilidad de conocer todas sus facetas- me ofrecieron la oportunidad de incorporarme a un Grupo Industrial como Responsable de Recursos  Humanos. Acepté el reto y  pasé al otro lado de la mesa. Actualmente estoy inmerso en un proyecto apasionante, se llama Edefor. Nuestra empresa ha desarrollado varias líneas de negocio, entre las que destacan el outsourcing empresarial en todas las direcciones estratégicas de la empresa, la formación y la comunicación. En cuanto a mis funciones, una de ellas es el desarrollo del área de recursos humanos en el ámbito empresarial.

 

De acuerdo con tu trayectoria profesional, viviste los RRHH tanto desde la perspectiva de director de RRHH como desde la posición de proveedor de servicios para el mismo sector: uniendo las dos visiones, ¿qué crees que es necesario para que un servicio de consultoría sea realmente de utilidad para un Director de RRHH?

La confianza mutua que debe haber entre el DRH  y la consultora. Se debe crear un clima de confianza en el que deben surgir todos los temas que se quieren trabajar. El DRH debe transmitir todo aquello que le preocupa y que quiere mejorar y, el consultor debe interpretar y dar soluciones a lo que le planteen.

Evidentemente esto no surge de un día para otro, se debe mantener una comunicación fluida. Por cierto la comunicación, la buena.

En los últimos años se ha multiplicado la oferta de servicios de formación para empresas, sobre todo para el aprovechamiento de los créditos de la fundación tripartita. En ocasiones es difícil elegir y seleccionar cursos, la oferta es muy igualada en cuanto a cursos y temarios. ¿realmente las empresas aprovechan bien estos cursos? ¿Me refiero si suelen adecuarse realmente a las necesidades de desarrollo, se hacen por hacer o por la moda que un tema puede generar...?

Mi experiencia es que hay de todo, tanto en la empresa como en las consultoras de formación. Hay empresas que invierten en formación porque está de moda, otras porque un colega del sector les dijo que hicieron un curso muy bueno, e incluso hay algunas que  realmente creen en la formación.

De la misma manera, hay consultoras de formación que sólo persiguen que las empresas agoten su crédito con ellos, sin aportar ningún valor añadido.  Por el contrario,  otras – entre las que destaco Edefor-  sí buscan aportar soluciones a las necesidades de la empresa.

Hay que buscar el nexo de unión entre las necesidades de la empresa y la propuesta de valor que aportan las consultoras de  formación.

¿Cuáles son los trucos para aprovechar al máximo la formación ¿puedes dar unos consejos que ayuden a los Dptos. de RRHH realizar una buena selección de la oferta?

Mi consejo es que los DRH analicen previamente qué necesidades tienen mediante una adecuada detección de necesidades formativas y que, posteriormente, contacten con las consultoras que realmente le pueden aportar  valor y les inspiran credibilidad.

En las posteriores reuniones es donde se debe crear ese clima de confianza del que he hablado antes. Recomiendo pedir referencias de las actuaciones realizadas en otras empresas sobre proyectos similares.

¿Qué tendrán que ofrecer las empresas de formación en el 2010 y qué áreas serán las más demandadas?

Creo que será la formación en idiomas, nuevas tecnologías y prevención de riesgos laborales. Centrándonos en el área de recursos humanos, todo lo relacionado con el desarrollo de habilidades, competencias y comunicación (interna y externa).  La metodología utilizada para impartir la formación también es de suma importancia. De hecho, la formación e-learning está desplazando a la formación en modalidad presencial, tanto por el coste como por la comodidad que supone para empresa y trabajador poder elegir el horario que más se adapta a sus necesidades.

Para el desarrollo de habilidades y competencias de recursos humanos la formación vivencial está ofreciendo unos resultados sorprendentes e inmediatos, que superan a los obtenidos con otras metodologías más tradicionales.