Ricardo Ruiz - Socio Directivo de Ruiz&Galvez Abogados

Buenos Días Ricardo, era ya mucho tiempo que queríamos entrevistar a letrados especialistas en lo laboral: Todos conocemos el impacto que esta nueva era está causando en la forma de dirigir y gestionar personas en las empresas, pero imagino que vosotros, desde vuestra perspectiva laboral hayas observado un cambio importante en los últimos cuatro años...

Buenos días: Como sabes, nuestro despacho, además de los temas estrictamente jurídicos, esta especializado en colaborar con los directores de rrhh  en todos los aspectos de su gestión. Desde esta perspectiva, ha ido desapareciendo poco a poco toda aquella actividad dedicada a innovar o a promover el impacto de los recursos humanos  en la actividad de la empresa y en la actualidad la prioridad es resolver los problemas de cada día y ajustar los costes a las necesidades de la empresa.

 

Cuáles son, en términos cualitativos, los casos que más os demandaban las empresas hace 3 años y cuáles los actuales (por tipología aproximada)?

En la actualidad, las demandas de las empresas van dirigidas a todos aquellos aspectos que mejoran la productividad. Como ejemplo, las modificaciones de las condiciones de trabajo (jornada, horario, estructura salarial, movilidad funcional y geográfica etc.), y la conciliación entre las mejoras sociales (reducciones de jornada, permisos y excedencias, etc.) y las necesidades productivas de la empresa. Por supuesto, sin olvidar las amortizaciones de puestos de trabajo y los E.R.E. Hace tres años, primaban las interpretaciones normativas.

Puedes darnos una idea en términos numéricos del cambio en cantidad de casos según su tipología? ¿Cómo se reparten ahora en porcentaje?

En cantidad, las amortizaciones de puestos de trabajo se han multiplicado por 50 e incluso más  y podría decir que casi no es comparable. Las empresas necesitan ajustar al máximo su productividad para subsistir. Por poner un ejemplo, hemos amortizado puestos de trabajo en el último mes en tres notarias, y antes nunca lo habíamos hecho. Las modificaciones de condiciones de trabajo han seguido un incremento similar.

Cómo suelen evolucionar estos casos a nivel jurídico? Cuánto dura el procedimiento hasta la sentencia y que implica para las partes?

En las amortizaciones, el procedimiento hasta la primera sentencia suele tardar unos seis meses y otros seis más hasta la sentencia del T.S.J. Las consecuencias son, en caso de perder la empresa, el abono de los salarios de trámite, con un máximo de dos meses, que se acaban convirtiendo en tres y el que se incremente muchísimo la indemnización. En el resto de temas, la duración depende de muchos factores y en las reclamaciones de cantidad están señalando juicios para 2012.

En porcentaje, a quienes suelen resultar más favorables las sentencias?

Si la actuación de la empresa se hace con rigor jurídico, las sentencias deben de ser favorables a la misma en un porcentaje de un 70% al menos. Pero también depende mucho del juzgado en que se celebre el juicio, y existe una gran diferencia por otros aspectos (letrado contrario, jueces del cuarto turno etc.).

Además del aspecto legal, imagino que existirán muchos casos en los que el aspecto psicológico tendrá un impacto importante para las partes (expectativas, ansiedad, culpabilidad, asumir la situación, etc.). ¿Tenéis algún procedimiento de actuar específico en estos casos?

Por supuesto, el aspecto psicológico es fundamental a la hora de plantear el tema, de evitar el proceso mediante un acuerdo razonable  y de afrontar el acto del juicio. Tenemos al respecto diversos procedimientos, y estamos incorporando a los mismos a profesionales del sector que actúan en equipo con nosotros.

¿Cómo ves el panorama de RRHH en el 2011? ¿Algún consejo desde tu experiencia?

Finalmente, querría poner de manifiesto que es en estos momentos en los que se puede contratar a magníficos profesionales que han perdido su puesto de trabajo y que se debe incidir en la polivalencia y promoción de los trabajadores de nuestras empresas como alternativa a la pérdida de puestos de trabajo ,lo que también se puede evitar con medidas rigurosas e imaginativas.